Hosteleros de Jerez declaran que «no tienes por qué tomar vino si no te gusta, aunque llegue Navidad»

Cientos de jóvenes jerezanos beben vino oloroso y dulce a la fuerza para sentirse «puros», pero ponen cara de asco.

Se acerca poco a poco el período de zambombas y los vinos olorosos y dulces de Jerez (especialmente el Canasta) vuelven a tomar protagonismo. Miles y miles de litros de caldo jerezano se venden cada año en estas fechas, siendo consumido por la mayoría de los jerezanos que deciden salir a la calle y alternar entre las distintas zambombas que encuentran por el centro y por los bares de lasbarriadas de la ciudad.

No cabe duda de que el vino es un elemento indispensable en la Navidad pero, aunque parezca mentira, hay gente a la que no le gusta. En especial, son aquellos jóvenes que empiezan a beber los que el sabor del vino, de primeras, no les agrada. No obstante, necesitan integrarse en la jerezanía, sentirse «puros» y flamencos y se beben este líquido a duras penas.

«Cuando es época de zambombas, veo por ahí a muchos chavales con su botellita de Canasta y sus vasitos. Parece que están bebiendo, pero no. La botella les dura más de dos horas y se puede apreciar su cara de asco cada vez que le dan un buche. Aunque sea Navidad, no tienes por qué tomar vino si no te gusta. Nosotros en nuestro tabanco tenemos cervecita, Coca-Cola y agua mineral también. Pido a los chavales que no se torturen», declara Miguel, dueño de un conocido tabanco de Jerez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *