El curita, absuelto por delitos de pederastia

CURA

El protagonista del famoso villancico ‘Un cura le pidió a una niña’ obtiene la libertad sin cargos.

En las zambombas jerezanas, es común que, ya avanzado el repertorio de villancicos, alguien tome las riendas de la fiesta y se coloque en el centro de la reunión. Es entonces cuando, con o sin zambomba, comienza a recitar el villancico de Un cura le pidió a una niña / ¿qué le pidió, qué le pidió? / le pidió un beso en la frente / y en la frente se lo dio. La letra va variando, cambiando el lugar del beso, hasta llegar al papagayi.

La realidad es que este cura, conocido como el padre Rafael, ha obtenido la libertad porque, según su abogado y según la sentencia definitiva, “la niña le daba los besos en los diferentes lugares de su cuerpo por voluntad propia”. El padre ha declarado también que “agradece que se le crea, ya que él pedía los besos sin maldad y la niña los aceptaba”.

De esa forma, no habrá que cambiar el villancico, que era la idea principal de la parte denunciante, y podrá seguir cantándose de la misma forma que se lleva haciendo desde 1979, año de su creación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s