Jesucristo empieza a mirar con mala cara a Judas

BESOJUDAS

Con tanta procesión por las calles, el hijo de Dios ya se huele algo.

Llega la Semana Santa y con ella, como cada año, el calvario de Jesucristo. Ayer tuvo lugar la triunfal entrada en Jerusalén a lomos de la borriquita, y todo parecía ser coser y cantar, pero al salir El Transporte, la cosa comenzó a ponerse fea. «Todos los años empieza la cosa muy bien, y al final me dan coba y me terminan matando. Este año no me la dan», afirma Jesucristo.

Por ello, el Mesías está ya empezando a dejar de juntarse con Judas Iscariote, apóstol del que sospecha desde ayer por la tarde. «Hoy es la Última Cena y ya está invitado, así que total, que se venga. Pero vamos, voy a estar todo el tiempo observándolo y que tenga claro que es la última vez que lo llamo. No voy ni a beber para estar más al loro», declara.

Finalizaba Jesucristo diciendo que «voy a evitar por todos los medios que me cojan de aquí al viernes santo. Ya está bien, hombre, todos los años la misma película».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *