Un hombre despierta del coma provocado por el balonazo de un Mikasa cuando tenía 8 años

Juan Luis, de 35 años, preguntó por su balón al despertarse después de 27 años dormido.

Corría el año 1991 cuando Juan Luis Notario, de 8 años, jugaba al fútbol con sus amigos en una de las calles de la barriada de la Hijuela de las coles, en la zona sur de Jerez de la Frontera. En los 90 y principios de los 2000, era común que los balones de reglamento usados por los niños fueran de la marca japonesa ‘Mikasa’, bien conocida por la dureza de su material, que tanto sufrimiento causaba, especialmente a los que se ponían de portero.

En una de las jugadas, el gordo del equipo contrario remató un centro de un compañero a media altura. Desafortunadamente, el balón disparado por el niño impactó de lleno en la cabeza de Juan Luis, que se desplomó al instante. Rápidamente comenzó a sangrarle el oído y fue llevado directamente al hospital, donde entró en coma. Los médicos advirtieron a los padres de que era muy probable que no volviera a despertar y que, si lo hacía, sería con graves secuelas. Aún así, ellos nunca perdieron la esperanza.

Tras 27 años ocupando una cama en el Hospital de Jerez -algo que ha costado una verdadera fortuna a la familia, acarreando varios embargos-, Juan Luis ha despertado esta mañana, siendo sus primeras palabras «¿dónde está mi balón? ¡es mío y ya no juega más nadie!». Tras esto, sus padres le han explicado la situación y todo ha quedado en una divertida anécdota de casi tres décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *