La manifestación feminista del 8M fracasa en Jerez con sólo 15.000 personas en la calle

Como se esperaba, la movilización pasó totalmente desapercibida.

A las 18:00h del día de ayer arrancaba desde la Plaza del Arenal la manifestación feminista con motivo del Día Internacional de la Mujer. Pero vamos, que como si no hubiera tenido lugar. Únicamente entre 10.000 y 15.000 jerezanos y jerezanas salieron a la calle para reivindicar una igualdad que ya se puede decir que existe y una violencia de género que, bueno, tampoco es para tanto.

Desde un primer momento, los cuatro gatos que salieron a pegar voces mostraron un fuerte odio hacia los hombres. A uno de ellos, incluso, lo ataron a una farola y trataron de cortarle el pene. Pudieron verse también numerosas mujeres con rastas y de vez en cuando un olor a masa marroquí (porrito) se adueñaba de la pequeña manifestación de locas.

Los allí presentes (eran MUY pocos) gritaban «¡comunismo o barbarie!» continuamente y, los más atrevidos y atrevidas, decían a los niños que tenían que convertirse en homosexuales si querían que los Reyes Magos les trajeran regalos en la próxima Navidad. Más de un pequeño lloraba desconsolado ante la mirada llena de odio de las brujas que bailaban al ritmo de una batucada con la que, muy posiblemente, pretendían invocar a Satanás.

Los escupitajos y provocaciones a la Policía Nacional fueron constantes durante la marcha. A uno de ellos le quitaron la porra y trataron de metérsela por donde ya sabéis que se meten cosas algunos desviados. El pobre madero tuvo que huir del lugar y posiblemente necesitara atención psicológica.

Para terminar, en la Plaza del Arenal de nuevo, trataron de cortar la cabeza de la estatua de Primo de Rivera (del caballo no, porque todo el mundo sabe que esta gente prefiere los animales a las personas) mientras quemaban fotografías del Rey, de Jesucristo y de hombres aleatorios encontrados en Google imágenes.

En definitiva, una muestra más del odio exacerbado que se está creando en esta ciudad por culpa del feminazismo que, gracias a Dios, sólo reivindicaron ayer casi 15.000 personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *