Un costalero canijo reconoce que en realidad no tiene fuerza para cargar el paso

El joven se derrumba y admite que apenas empuja hacia arriba.

Quedan menos de cuatro días para la Semana Santa y las diferentes procesiones ultiman ya sus ensayos de cara a esta importante festividad. Es común, desde hace algunas semanas, ver a distintas cuadrillas de costaleros ensayar con vistas al gran esfuerzo que tendrán que hacer para llevar a sus respectivos pasos por sus recorridos.

Igualmente, es común ver como siempre hay costaleros más delgados de la cuenta dentro de las cuadrillas. Siempre es difícil entender que personas que apenas alcanzan los 60 kilos de peso sean capaces de coger más de 40 sobre sus hombros, pero nunca nadie había alzado la voz. De la misma forma, ningún costalero se había pronunciado hasta hoy.

Y es que esta mañana, una de las cuadrillas de una laureada hermandad de Jerez, estaba ensayando por el centro de la ciudad. Fue entonces cuando un costalero de aspecto muy delgado salió a descansar y un hombre que había sentado en un bar le preguntó: «qué, ¿cansado, no?». El chico, de apenas 19 años, se derrumbó y no pudo evitar reconocer que «él se mete ahí debajo pero que no tiene huevos de tirar para arriba como los demás».

Entre lágrimas, este costalero aseguró al hombre lo siguiente, con tono apesadumbrado: «es imposible que yo levante el mismo peso que éste -señalando a otro costalero previsiblemente bien criado-. Yo me pongo debajo del paso porque es mi pasión, pero no tengo fuerza y voy haciendo el paripé. El día que me descubran los demás costaleros me echarán y tendré que irme a otra hermandad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *