Se confirma que no hay nada más ‘gachó’ que pedirse una cachimba en una caseta

Se coloca en el número 1 del ranking de cosas de gachó.

La moda de las cachimbas es, irremediablemente, una epidemia que se ha extendido entre la juventud y que se ha tornado imparable. Cualquier discoteca o pub tiene ya servicio de cachimbas, que hace que los clientes conviertan el recinto en un ‘submarino’ gigante repleto de humo blanco.

Tal es el ‘boom’ de estos artilugios que incluso, hace dos años, nació el primer grado medio para ser cachimbero en varios institutos de Jerez. Sin embargo, hay algo que ha chocado fuertemente este año (en algunos sitios, también el año pasado): las casetas de la Feria del Caballo que ofrecen cachimbas.

Este acto se ha convertido automáticamente en lo más gachó que se puede llegar a hacer en la actualidad. La Feria del Caballo, caracterizada por el vino, el flamenco y los propios caballos, choca de frente con prácticas como la de fumar cachimba. Este suceso ha superado en el ranking de ‘gachoradas’ a poner reggeaeton por la tarde o a ponerse traje de chaqueta para hacer botellón en la zona de ‘barrilá’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *