La Virgen del Rocío pone una orden del alejamiento a los 879 almonteños que la tocaron sin su permiso

La Blanca Paloma habla por primera vez tras siglos de acoso en silencio.

Esta madrugada ha tenido lugar, en la ermita del Rocío, el tradicional salto a la valla para sacar en procesión a la Virgen del Rocío. Alrededor de las 3 de la madrugada, cientos de almonteños se amotinaban junto a la reja para evitar que cualquier persona de fuera del pueblo lograra saltarla.

Es entonces cuando, una vez han logrado saltar la valla, los almonteños la han cogido para dar su frenético paseo. No obstante, la cara de la Virgen denotaba agobio, estrés en incomodidad ante el júbilo de los cientos de hombres que la portaban sobre ellos.

De esta forma, tras su recogida en torno a las 12:30 de este mediodía, se ha encerrado en la ermita y ha llamado al teléfono contra la violencia machista para poner una denuncia a todos y cada uno de los almonteños que la han tocado sin permiso siendo, en total, 876 el número de demandas interpuestas.

Aunque aún no se sabe cómo acabará esto, la Virgen no ha querido hacer declaraciones tras esta decisión que, sin duda, traerá bastante cola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *