Se dispara la venta de patillas y pelo de pecho postizos con la llegada del Rocío

No todo el mundo consigue tenerlos de forma natural.

Un año más da comienzo la romería del Rocío y, como cada año, miles de peregrinos no consiguen llegar con las patillas ni con el pelo en pecho suficientes para ser dignos ante la Virgen. Es por ello que recurren a las patillas postizas y al pelo en pecho de mentira, que suelen adquirir en cualquier bazar chino a unos precios irrisorios.

Los colores de pelo más usados son el castaño y el moreno y, por supuesto, de textura rizada. Un buen pelo en el pecho te protege de los empujones al intentar saltar la valla y, unas buenas patillas, absorben a la perfección el sudor que cae.

Una vez pasado el Rocío, estas patillas y pelos son tiradas al río Guadalquivir, algo que ha sido denunciado por Pacma y que conlleva una multa de entre 100 y 600 euros por contaminación pelística de las aguas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *